¿Quien eres tú?

Un espacio para crecer y compartir...

miércoles, 10 de octubre de 2007

Nuestra locura "normal" de cada dia

Aqui os traigo un nuevo artículo de otro de los maestros que sigo habitualmente, y del que existe bastante material y muy interesante por la red.
Se trata de un personaje bastante controvertido, por algunos de sus postulados y creencias, pero os puedo asegurar que su mensaje está lleno de luz y verdad (al menos para mi).

Espero que os guste, y hasta pronto!!!

Fran

NUESTRA LOCURA “NORMAL” DE CADA DÍA

Santiago de Chile, 13 de Noviembre de 1997Paul G. Lowe

Las cosas más simples son las más difíciles de explicar, precisamente porque son tan simples. Así que cuando me siento para comunicarme -lo que he estado haciendo por treinta años- lo que surge es, ¿cómo puedo comunicar esto que es tan simple, y con lo cual la mente tiene tantas dificultades para conectarse? Y la dificultad con el conectarse es que todos nosotros hemos sido condicionados de un cierto modo, y esto se ha vuelto·”normal”... y la mente no se da cuenta de que existe una forma alternativa de vivir. Si nunca hubieras oído hablar de la bicicleta, y alguien te trajese esa cosa -que se cae sola si no la sujetas- pensarías que es una máquina muy ridícula, porque nunca has visto a alguien manejarla.

Así que no podrías imaginar para qué sirve, porque ni siquiera se quedaría parada, en posición vertical, por sí sola.Si alguien aparece y se sube a ella, sabrás lo que es posible hacer con ella. Tendrás que practicar, pero eventualmente te sería posible movilizarte en este objeto que tiene dos ruedas en línea. Es posible para gente como nosotros -todos nosotros, sin excepción- vivir sin sufrimiento.

Te es posible irte de aquí esta noche y nunca experimentar nuevamente el sufrimiento. No creo que lo hagan , pero es posible. Es posible para ti no experimentar nunca un temor ilógico de nuevo. Cuando digo ”ilógico”, me refiero a que existe un temor natural al daño físico, que es necesario; sin embargo, la mayoría de sus temores no son necesarios.

No es necesario que le temas a las demás personas. No es necesario que le temas al futuro.Así entonces, podrías transformarte esta noche y vivir de una forma en la que nunca has visto a nadie vivir. Ahora bien: no estoy hablando de genios o de gente muy especial.

Estoy hablando de ti. Pero no has visto personas -en la TV, en la vida- que vivan sin temor. Que vivan sin enjuiciar a los demás. Que vivan en un estado de amor. Así, su sistema no sabe que esto es posible. Su mente, su cuerpo, sus emociones, ven y experimentan lo que ocurre a su alrededor, así que simplemente lo aceptan. Sin embargo, de vez en cuando alguien despierta y se desconecta de este condicionamiento. Y entonces vive una vida enteramente diferente. Tú puedes hacer eso. Pero no del modo como vives. El modo como vives no funciona. La forma en que se nos ha enseñado a vivir no funciona. Lo que se nos enseñó respecto a las relaciones de pareja nunca funcionará.Ahora voy a explicar qué quiero decir con que “no funciona·”.

Es posible para ti vivir con otro ser humano y nunca discutir. Es posible. Es posible para ti vivir en tal armonía con la otra persona que tu vida con ella sea una danza continua. Una luna de miel interminable -la parte inicial de la luna de miel, no la final- (risas). Y no transar. Y, cualquier cosa que ocurra, ambos se hallan en armonía. Y ambos se hallan libres.

Por ejemplo, si te sientes atraído por alguien, puedes sentirte apoyado por tu pareja. Puedes hacer eso. Te puedes liberar. Pero no de la forma como vives. De la forma como viven, van a envejecer, van a ponerse bastante feos, y van a enfermar. A todo el mundo le pasa. Casi nadie se muere de lo que llaman “causas naturales”. Y, si esto te altera o no lo crees, anda a las oficinas fiscales, consigue los informes y echa una mirada.

No sé cuáles son sus cifras en Chile, pero en la mayor parte del mundo, tres personas de cada cinco enfermarán de cáncer. ¿Escucharon eso? Tres personas de cada cinco. En Estados Unidos, el 50 % de las personas mayores van a tener problemas cardíacos. Y además tenemos todas estas nuevas enfermedades. Y entonces, creemos que así son las cosas. Sin embargo, sólo se da de ese modo porque es así como vivimos. Y la ciencia se está dando cuenta ahora -más y más- que no es el virus, no es la bacteria: es la mente. Si estamos reprimidos, contenemos nuestra energía.

El resto del Universo se está expandiendo, y eso nunca termina. Sin embargo, la mente humana se esfuerza por dejar las cosas estáticas. Desea saber qué es lo que va a ocurrir. No desea vivir y tener aventuras.Así, si echan una mirada, examinan las cifras, observan las noticias, así es como van a darse las cosas, excepto con unos pocos. Esos pocos, ya sea por accidente o por realización, simplemente se salen de esta forma de ver las cosas. Y es el darse cuenta, la realización, de que lo que se nos ha dicho no funciona.

Por un tiempo, al principio, su energía se expande: comienzas a experimentar para descubrir de qué se trata la vida. Y entonces, nuestro condicionamiento nos lleva a que, cuando encontramos una pareja, nuestra energía deja de expandirse. Esta es tu pareja, y todo lo que ocurra tiene que suceder entre los dos. Todo lo demás pasa a la periferia. Desde esta perspectiva, es allí donde la vida llega a su término. Desde allí para adelante, todo se centra en cuántos problemas puedes evitar. Cuántas tragedias puedes esquivar. Cuánto puedes reducir los accidentes tuyos y de tu familia.

Ya no se trata de despertar en la mañana y decir, “¿¡Qué va a ocurrir hoy!?”, ¿¡Cuál es la aventura del día?!, ¿¡Con quién nos vamos a encontrar?! ¿¡Qué aventuras podemos tener?!”. Entonces, cuando despertamos en la mañana, en lugar de que nuestra energía se expanda para incluír... (en tono depresivo) ”Lunes en la mañana... trabajo... los niños... la mujer infeliz... el marido infeliz... las quejas...”. Te contraes y no te sientes bien. Y cuando no te sientes bien, no te sientes tan sano. Y cuando no te sientes tan sano, no te sientes tan bien. Y cuando no te sientes tan bien, no te sientes tan sano, no te sientes tan bien.

Ocasionalmente... muy rara vez, nos encontramos con alguien a quien le encanta su trabajo. Muy poco usual. Y generalmente, cuando les encanta su trabajo, no soportan a su jefe. Pero cuando te encuentras con alguien que está viviendo su creatividad, te encuentras con un tipo diferente de ser humano. Vibran de otro modo... al menos cuando trabajan. Si tienen una pareja, entonces sus vidas privadas son, probablemente, tan catastróficas como la de cualquiera.

Lo que estoy sugiriendo es que te es posible vivir en la vibración de tu adolescencia y de tus veinte años por el resto de tu vida. Puedes rejuvenecer y revitalizarte en cada instante. Una de las personas más vitales con las que hablo por teléfono tiene 87 años. Es mi madre. Acaba de empezar una nueva vida. Su esposo murió, así que ahora es libre.

Hay dos personas que conocimos en México, dos o tres años atrás. Fuimos allá a hacer un grupo y a tomarnos vacaciones, y se nos pidió hacer una charla para los habitantes del lugar. Tres mujeres vinieron -y se me olvidaron las edades, pero creo que alrededor de 69, 73 años- y eran bastante vivaces, pero se estaban muriendo poco a poco. Viviendo de su jubilación, siendo cuidadosas. Vinieron a la charla y decidieron vivir. Decidieron ir a nuestro siguiente grupo. Y al siguiente. Y al siguiente, de modo que comenzaron a viajar con nosotros. Sólo tenían su jubilación, así que las apoyamos, y la gente las apoyó también. Comenzaron su vida de nuevo. Personas enteramente diferentes.

Puedes comenzar tu vida de nuevo. Esta noche. Puedes comenzar a vivir de un modo enteramente diferente. Puede que no entiendas esto, pero es cierto. El sufrimiento es una elección. Eliges sufrir. Pero no sabes que hay opciones, porque nunca nadie te enseñó eso. Nunca nadie te mostró esto.

Lo que se te ha enseñado es que, si algo sale mal, es normal ser infeliz. La infelicidad es una elección. Eliges no aceptar la situación tal como es, y esta resistencia produce una depresión.Es tan simple, pero nuevamente me encuentro con dificultades para describirlo.

Si algo desagradable ocurre en tu vida, no estás consciente del proceso que ocurre -pero eliges ser infeliz, al no aceptar las circunstancias tal como están-. Simplemente se te ha condicionado de ese modo. Simplemente, no sabes que existen alternativas. Y lo siguiente es que, puesto que no se te ha mostrado que hay otras opciones, estás transando todo el tiempo.

Transas continuamente.No tenemos una base, viajamos por el mundo. Generalmente, en esta época -más o menos entre Noviembre y Febrero- bajamos el ritmo, elegimos un lugar agradable y cálido y nos quedamos allí por un par de meses. El resto del tiempo estamos viajando, y nos encontramos con mucha gente. Y, puesto que nos encontramos con mucha gente, podemos elegir con quién estar y con quién no. Y cuando nos cansamos de un lugar, nos vamos. Siempre lo estamos pasando bien. Siempre.Y llegamos a un lugar determinado, y escuchamos a estas personas decir, “Me enferma mi trabajo. Peleo todo el tiempo con mi pareja. Tengo todas estas cuentas”. Todo un diálogo de quejas. Y no es necesario que hagas eso.

Puedes tener un trabajo que te guste. Puedes vivir con alguien con quien sea divertido vivir. No es necesario que hagas cosas que no deseas hacer. Y puedes hacer las cosas que sí deseas hacer. Pero para eso, ¡tienes que cambiar tu vida! Tienes que dejar de hacer las cosas que no deseas hacer. Y eso es lo que nosotros hacemos: y no somos gente especial. Somos personas muy comunes y corrientes, pero simplemente hemos visto que existe otra forma de vivir.

Pero lo principal es esto: cuando viajábamos hacia aquí, por algún motivo extraño, nuestro agente de viajes decidió hacernos dar la vuelta al mundo. Así que en lugar de hacernos viajar de Los Angeles directo a Santiago, decidió hacernos cruzar los Estados Unidos hasta Miami -y esperar unas pocas horas allí, por supuesto-, y luego enviarnos hasta Lima en medio de la noche -por unas pocas horas-, para luego finalmente enviarnos aquí. Y la misma aerolínea tenía un vuelo directo Los Angeles-Santiago, pero no pudimos cambiar de avión porque nuestro equipaje ya estaba enviado. No nos contrajimos, no nos enojamos; simplemente, “Qué lástima”. No hubo ira, no hubo resentimiento.

Puedes vivir así. Cuando algo desagradable ocurre, permanece presente. Simplemente, quédate allí. Reconoce tu preferencia: preferirías que las cosas no se dieran así -pero lo son. ¿Cuál es el máximo potencial de este momento?Hasta ahora, en esta charla, he sido bastante amable.

He dicho que la culpa la tiene su condicionamiento. Otra forma de decirlo es: son flojos. Les carga el cambio. No quieren problemas. Preferirían seguir haciendo algo que no funciona, en vez de simplemente sentarse y decir,” ¡Necesito cambiar las cosas!”.Mi padre era un hombre realmente agradable, pero es muy difícil imaginarse alguien más aburrido que él. Permanecía sentado en su silla, con el diario al frente -de hecho, no era un diario del día, sino algún periódico viejo- o se sentaba frente al televisor o miraba por la ventana; pero no estaba presente. Uno se acercaba a él y lo saludaba -y había que repetirle el saludo hasta que pareciera reaccionar-; y luego se ensimismaba de nuevo.

Mi madre vivió con él por 68 años. Cuando él murió, ella dijo, “¡Jamás haría eso de nuevo!” . ¡Sesenta y ocho años! Un hombre muy dulce, pero... nunca salía, nunca comió en un restaurante, nunca hizo nada. Estaba bien -se hallaba en un trance o meditando, no sé...

Mi madre es una mujer entretenida y vital... ¡sesenta y ocho años!... viviendo con alguien con quien no se divertía. Sólo porque no quería alterar las cosas. Ustedes han venido a este planeta -tan extraño- para vivir. Para estar vivos. Para tener experiencias y aventuras. Pero si escuchan a sus padres, si escuchan a su Gobierno, si escuchan a la Iglesia, si escuchan a sus gurúes... serán zombies semi-humanos. Y mientras más edad tengan, más se parecerán a un zombi.

Puedo contarles tantas historias... de gente que tiene millones de millones de dólares, y todo lo que hacen es quejarse. Más dinero del que podrían gastar si lo intentan. Quejas y más quejas... “Y bueno, ¡vengan a Chile con nosotros!”. “¿Chile? ¿Dónde es eso?”, “La gente es hermosa, están muy en su corazón, nos divertimos mucho”. “Mi señora no me dejaría”, “Mi marido no me dejaría”, “Mis hijos me necesitan”. “¿Y qué edad tienen tus hijos?”, “Cuarenta y tres años” “Pero tengo que estar aquí porque mi biznieta está a punto de dar a luz” .

Zombies... todos ustedes se están transformando en zombies... ¡No están allí, no están presentes, no están vivos! ¡No responden a la vida! ¿Qué hacen cuando ven a alguien que realmente les atrae? Piensan en su mujer o su marido y en cuántos problemas se meterían si hacen algo .

La vida puede ser divertida todo el tiempo. Pueden hacer todas las cosas que desean hacer y no es necesario que hagan nada de lo que no desean hacer. Pero tienen que cambiar.Las terapias, las religiones, los maestros espirituales... les están lisiando. Les están dando primeros auxilios.

Están intentando hacerles sentir mejor, dentro de un sistema que no funciona. ¡Nadie desea despertar! Nadie desea decir, “Oigan todos: ¡nada está funcionando! ¡Nada! Los políticos no nos dan ninguna seguridad; no puedes confiar en los Bancos; los psiquiatras están más locos que nosotros , los terapeutas son infelices; nuestros gurúes no son felices (risas), cada vez somos menos felices, estamos más enfermos... ¡No está funcionando! ¡Debemos examinarlo todo!”.

Eso no va a ocurrir, así que no se preocupen. ¡Pero tú puedes hacerlo para ti mismo! No vamos a cambiar a la sociedad, pero tú puedes cambiar tu vida. Puedes comenzar a examinar tu vida desde la base, y preguntarte: “¿Qué es lo que más me encantaría hacer?”. Y hacerlo.Volvamos a mi madre. Con 87 años, ella dice, “Cuando le des esa sesión a tu primo, deseo estar allí, porque quiero aprender a hacer lo que haces”. Ella ha sido una dueña de casa toda su vida. Me dice, “Puede que yo vaya a uno de tus grupos de entrenamiento”. Nunca se ha subido a un avión. Está comenzando su vida a los 87 años.

Tú puedes comenzar tu vida cuando quieras. No esperes que tu marido o tu señora se muera. No esperes que tus hijos crezcan y se mueran. Echa una mirada y pregúntate, “¿Cómo quisiera vivir?”.

1 comentario:

regas.santi1 dijo...

Hi Fran,
Que te voy a decir.
Apenas pude leer tu blog. Seguro q es fascinante, pero hay q tener TIEMPO, tema escaso en muchos casos. Yo te pediría subsecciones y apartados para situarse mejor,
Llevo 5 meses en Latinoamerica y la respuesta a mi fascinante blog es muy escasa o nula. Nadie comenta si es q lee.
A veces nuestros temas no son tan universales pero nos sirven personalmente.
A mi vuelta me pongo.
El mio es :
baja santi.blogspot.com