¿Quien eres tú?

Un espacio para crecer y compartir...

martes, 9 de octubre de 2007

Acerca de los asuntos inconclusos

Bienvenidos al bolg ¿Quién eres tú?. He querido crear este espacio para ir publicando diferentes artículos y material que me parece interesante compartir, relacionados con el desarrollo y el crecimiento personal.

Espero que todo lo que aqui se vaya aportando, pueda ayudar a la gente a potenciar su proceso de crecimiento, tal y como lo ha hecho conmigo.

Esta iniciativa parte de mi viaje como "explorador" de "la otra dimensión", de la presencia, de la conciencia.... Llevo varios años trabajando y estudiando diferentes técnicas (Gestalt, Movimiento corporal, Meditación, Rio Abierto, Risoterapia, PNL, Biodanza, etc) y sólo puedo decir que desde que empecé mi trayeacto, mi vida ha experimentado una profunda transformación y la capacidad de percibir un mundo completamente nuevo.

Es maravilloso constatar como añadiendo conciencia, es posible modificar el filtro de esa percepción para construir una nueva realidad, mucho más tranquila, positiva y relajada.
Por este motivo, quiero compartir todo aquello que a mi me ha ayudado a crecer, y poder recibir de otras personas nuevas informaciones que puedan ser del interés general.

Como novato que soy en esto de los blogs, voy a empezar a "probar" mi capacidad para publicar un primer artículo que me parece increíblemente interesante, y que aporta mucha luz ante un tema tan dañino como el estar sometido por los "asuntos inconclusos".
Se trata de un artículo que encontré en la página de Alejandro Celis, autor del que soy un fiel lector y que trata multitud de temas que nos ayudan a crecer y tomar conciencia.
Espero que os guste y os ayude a "ver" mejor, como lo ha hecho conmigo.

Saludos!!


"Acerca de los Asuntos Inconclusos"

¿Cuánto más grata sería nuestra convivencia si lo que está "atascado" entre nosotros fuese expresado con inocencia y honestidad?

Los asuntos inconclusos siempre estarán ahí esperando su oportunidad de manifestarse. Este artículo explora en profundidad este tema, que guarda directa relación con nuestra dificultad para vivir el presente. En la medida en que resolvemos nuestros "asuntos inconclusos", liberamos energía para vivir con intensidad y profundidad el aquí y el ahora.

¿qué son las situaciones inconclusas? Imaginemos que a los seis años vimos, al otro lado del patio del colegio, a un ser deslumbrante y maravilloso -el primer "flechazo"-. Y quizás, a pesar de que contemplábamos embobados a ese ser en cuanta ocasión podíamos, nunca nos atrevimos a acercarnos. Toda la energía que se nos despertaba por ese otro ser, y que nos habría hecho correr hacia él (ella), tocarlo y contemplarlo, quizás nunca tuvo curso, quizás se quedó hasta ahora atascada en nuestro organismo, en nuestros músculos, en nuestra voz.

Esa situación, entonces, puede haber quedado inconclusa. Surgió un impulso, se generó una energía que no fue dedicada a su propósito original -llevarnos hacia el ser que nos atraía- sino que se acumuló en nuestro cuerpo, generando tensiones físicas, emocionales y mentales.

Casi todos sabemos que, al crecer, nos insensibilizamos en mayor o menor grado, producto del condicionamiento y de nuestras defensas. Es muy probable que en la actualidad se nos sigan presentando personas, prácticamente desconocidas, a las que quisiéramos acercarnos; la mayoría de las veces no lo hacemos, y hasta nos las arreglamos para restarle importancia a lo que sentimos. No sentiremos las cosas con igual intensidad como cuando fuimos niños, pero la situación de "incompletitud" igual existirá, aunque no seamos conscientes de ella.

Me gusta imaginar al impulso espontáneo por expresarnos como un conejo que salta desde nosotros: muy pocos dejan que el conejo salte libremente, sin control. La mayoría de las veces lo atrapamos en el aire, lo metemos en un saco y lo encerramos en un subterráneo.

Por ejemplo, surge un impulso por decir algo en una conversación -el conejo asoma la cabeza-, pero de inmediato comenzamos a calcular la conveniencia o inconveniencia de expresarlo, las posibles consecuencias sobre nuestra imagen o el aprecio que nos brindan los demás, etc: hemos ocultado nuevamente al conejo.

En otras ocasiones, tenemos tan atontado al conejo que ni siquiera nos percatamos de su presencia: nuestra represión se ha vuelto automática, pero eso tendrá consecuencias, conscientes o inconscientes, a todo nivel. Es así que podríamos definir una gestalt o situación inconclusa como aquella a la cual no le hemos dado un término saludable, y en torno a la cual, por tanto, existe energía acumulada, que nos causa malestar en diversos niveles y no nos permite estar enteramente atentos a lo que ocurre en este lugar y este momento.

FORMAS DE DETECTARLOS

¿ Cómo podemos saber si tenemos asuntos inconclusos de importancia ? Estos son posibles ejemplos de formas de saberlo:

(a) Si tenemos fantasías persistentes respecto a personas o situaciones que vivimos en el pasado cercano o lejano;

(b) Si mantenemos "diálogos" internos con otras personas, no presentes;

(c) Si tenemos sueños en que volvemos a vivir alguna situación;

(d) Si sentimos rencor, melancolía o depresión con respecto a la forma como se dio algún hecho del pasado;

(e) Si nos cruzamos con una persona y, en vez de sentirnos relajados con cualquier sentimiento que ésta nos inspire -aunque fuera negativo- experimentamos una verdadera "nube", una confusa mezcla de incomodidad, tensión y sensación de "tener algo pendiente" con ella;

(f) Si nuestro cuerpo -el más fino "sensor" de lo que nos pasa- tiene una sensación de incomodidad o inquietud al ver o al recordar a alguien;

(g) En un nivel más cotidiano, el problema de los asuntos inconclusos se observa cuando estamos participando en una situación, pero con "la cabeza en otra parte".

En una reunión de trabajo, podemos detectarlo cuando alguno(s) de los miembros del grupo parece distraído, se pone de pie para llamar por teléfono, sale y vuelve a entrar, etcétera. Es poco lo que puede aportar a esa reunión una persona que no esté realmente presente.

La mejor reunión fracasa si sus asistentes están mirando constantemente su reloj, ansiosos por que llegue la hora de término o pendientes de algún "mensaje urgente" que deba traer una secretaria o llegar por el teléfono. Algunos aseguran que pueden estar en dos cosas al mismo tiempo, pero generalmente eso es falso: sólo podemos dedicar una atención de buena calidad a un asunto a la vez.

En toda situación en que no estemos con todos nuestros sentidos atentos a lo que está ocurriendo en nosotros y nuestro medio, lo más probable es que nuestra atención y energías se hayan deslizado hacia alguno de estos asuntos pendientes. A veces nos cruzamos con un conocido en la calle, y esa persona "no nos ve" aunque nos mire directo a los ojos, simplemente porque está ensimismada en sus recuerdos o su diálogo interno.

¿ Cuántas veces nos ha pasado que no veamos o no seamos vistos ?

SUS EFECTOS

En el último disco de John Lennon, Double Fantasy, hay una canción en la que dice: La vida es lo que ocurre mientras estás ocupado haciendo otros planes. Eso ilustra el efecto más cotidiano y pernicioso: no estamos en lo que estamos. La tan popular frase "vivir en el aquí y ahora", más allá de haberse convertido en un slogan, apunta a no tener asuntos que nos distraigan de estar enteramente atentos a lo que está sucediendo en este lugar y en este momento.


La situación inconclusa nos quita energía. Nos mantiene en la melancolía, en la indefinición y el descompromiso con aquello con lo que estamos enfrentados ahora, hoy.

Es central para que el momento sea vivido con plenitud y que se saque el máximo provecho, el que la persona haya logrado "desconectarse" internamente de sus otros compromisos, actividades y preocupaciones. "Desconectarse" implica estar presente en la situación y momento actuales, y no dejarnos llevar por pensamientos que nos arrastren al pasado o al futuro.

Si nos dejamos arrastrar, tendremos otra preocupación más: no aprovechamos este momento como debíamos y tendremos que "completarlo" en otra ocasión (?), lo que es ya dudoso, si nuestros hábitos son no estar en lo que hacemos.

Relacionado con esto se halla una segunda consecuencia: el stress. El stress puede ser concebido básicamente en tres formas: el hacer más cosas de las que humanamente podemos, o bien el no poder realizar lo que sí podríamos hacer si no estuviésemos tan ansiosos o, finalmente, como la incapacidad para "desconectarse" de nuestro trabajo mientras descansamos.

El stress es un estado no-natural en el que nuestro potencial físico, mental y emocional se ve reducido a un mínimo debido al estado de tensión.


COMO SE GENERAN LOS ASUNTOS INCONCLUSOS

La represión de un sentimiento o expresión espontáneas:

El condicionamiento -especialmente en la infancia y adolescencia- nos enseña qué es lo "bueno" y qué es lo "malo". Nuestros padres, los sacerdotes o monjas, nuestros profesores, el mundo adulto en general, fruncieron el ceño o derechamente nos castigaron cuando expresamos o evidenciamos algunos sentimientos; y nos sonrieron, nos premiaron y nos alabaron cuando expresamos otros.

Puesto que para nosotros era importante sentirnos queridos y aceptados por ese mundo adulto, comenzamos a actuar según lo que se esperaba de nosotros: nosotros mismos comenzamos a permitirnos y a "aprobar" en mayor grado algunos de nuestros sentimientos y a sentirnos incómodos con otros, y por lo tanto, los reprimimos. En algunos casos, esta represión implica que estamos conscientes del sentimiento, mas decidimos no expresarlo; en otras, la represión llega a tal grado que no tenemos consciencia de lo que estamos sintiendo.

Los sentimientos reprimidos, cuando estamos conscientes de ellos, nos hacen sentir vulnerables: "¿Qué pasa si nos rechazan cuando los expresemos?". La ira, el odio, la pena, la confusión, el llanto, la incertidumbre, la indecisión, la vulnerabilidad, el deseo sexual, el amor, la atracción por otra persona, son sentimientos frecuentemente reprimidos o aceptados sólo dentro de ciertos márgenes muy específicos, delimitados por la sociedad. Se genera entonces un problema, pues no hay norma legal, religiosa o moral que pueda eliminar lo que corresponde a nuestra naturaleza. Por tanto, ya desde los 3 a los 5 años aprendemos a mentir, a disfrazar lo que sentimos para evitar la desaprobación, el rechazo o el castigo. Lo grave ocurre cuando nosotros mismos dejamos ya de saber con precisión lo que de veras sentimos: nos hemos acostumbrado tanto al disimulo y a la mentira que ya no la distinguimos de lo real.

Si, por ejemplo, somos personas muy "religiosas", no aceptaremos nuestra sexualidad –ni siquiera nos permitiremos vivenciarla- si no se da con "amor": lo primero no se acepta por sí solo. Y entonces ocurrirá con frecuencia que intentemos convencernos de que alguien nos inspira amor, sólo para poder aceptar la atracción sexual que nos produce. Así ocurre que relaciones que sólo tienen como base la atracción sexual se toman como relaciones definitivas, con el consiguiente desastre al cabo de poco tiempo.

Es así que disimulamos lo que sentimos con las personas de las que tememos el rechazo -padres, pareja, etc-: mantenemos la imagen de que "no me ha pasado nada, no he pensado o sentido nada 'irregular'; todo sigue igual". Pero, como decimos, nosotros mismos nos convencemos de que esa imagen es la verdad: y todos aquellos sentimientos que hemos reprimido pasarán a ser "asuntos inconclusos", pues la represión no elimina ni hace desaparecer nada.

Rencor o resentimiento:

Otra forma en que se generan los asuntos inconclusos consiste en la sensación de insatisfacción con la forma en que se dieron las cosas en algún momento de nuestro pasado. Nosotros mismos o alguna otra persona sintió o actuó de un modo que simplemente no podemos terminar de aceptar: rumiamos interminablemente con los hechos, imaginamos otro desenlace, nos culpamos a nosotros mismos o a la otra persona... ¿ suena familiar ?

El rencor o la culpa nos agobian; por ejemplo, hay padres que expulsan a sus hijas del hogar cuando ésta queda embarazada. Es posible que durante el resto de su vida no logren perdonar a su hija ni perdonarse a sí mismos. Es asunto ya sabido que las personas que padecen de cáncer tienden a ser rencorosas y a tener grandes dificultades para perdonar y perdonarse.

Tal como decía antes, un asunto inconcluso implica, muy concretamente, una gran cantidad de energía que gira y gira al interior de nuestro sistema, contaminándolo y enfermándolo. Como decía, algunos -con gran probabilidad de estar en lo correctopostulan que el cáncer ocurre como consecuencia de "no dejar ir" los diversos rencores que hemos acumulado en nuestras vidas.

Muerte, alejamiento:

Otra importante fuente de asuntos inconclusos es la pérdida -por muerte o alejamiento- de un ser querido. Quizás lo más difícil de aceptar en la vida en esta Tierra es la muerte de un ser querido: quizás no por él -puede que haya pasado a una vida mejor- pero nos es difícil estar aquí sin su presencia, sin lo que recibíamos día a día de esa persona.

Sin embargo, existe otro aspecto que puede dificultarnos el aceptar esa ausencia: los remordimientos respecto a todo lo que no le expresamos, todo lo que quisimos decir o hacer con esta persona y que no hicimos y todo lo que quisiéramos que hubiese sido diferente.

LA CULTURA DEL PRESENTE

Si el hombre, al arar,
no piensa en la cosecha
y al talar el monte,
no piensa en el aprovechamiento de la tierra
entonces le es favorable emprender algo.

Respecto a estas líneas, el libro incluye estos comentarios: Los impulsos propios del corazón son siempre buenos: podemos seguirlos con confianza. Y todo trabajo debe hacerse con amor, según el tiempo y el lugar, sin codiciar los frutos. Así, todo trabajo resulta bien, y aquello que se emprende tiene éxito.

Jesús recomendaba a sus discípulos:

Observen los lirios del campo (no piensan en el mañana).
No trabajan, ni tampoco hilan.
Sin embargo, les digo que ni Salomón,
con toda su magnificencia,
estuvo jamás vestido como una de esas flores.

¿Qué quiso comunicarles Jesús? A mi entender, en su estilo lleno de analogías y poesía, quiso decirles: Confíen en lo que la vida les trae en cada momento. No se amarguen este momento con las preocupaciones respecto al mañana. El mañana cuidará del mañana.

La extraordinaria película La Sociedad de los Poetas Muertos popularizó el dicho de Horacio, Carpe Diem, que apunta en el mismo sentido: Aprovecha el día, confía en el mañana tan poco como puedas. Goethe expresa algo similar: Aquél que capta el momento es el hombre correcto. Hugh Prather, en Palabras a mí mismo: Sostengo un gato dormido entre mis brazos. ¿Qué más puedo desear ? Y, también: Toda relación es pasajera. Por eso trato de que cada contacto sea lo más fructífero. Necesito intimar rápidamente con aquellos que conozco, pues la experiencia me enseña que no estaremos juntos mucho tiempo.

Cito todos estos ejemplos -hay muchos más- para ilustrar una idea que expresan persistentemente hombres sabios a través de la historia: la importancia de aprovechar y apreciar el momento presente, el ahora. Fritz Perls decía: El pasado ya no es y el futuro aún no llega. Sólo existe el presente. Si dejamos que nuestra mente nos arrastre a rumiar el pasado o a prever las posibles circunstancias que se presentarán en el futuro, no vivimos. Nos sumergimos en una ilusión inexistente -pasado o futuro- y lo único verdaderamente real que la vida nos ofrece -lo que tenemos aquí, en este momento- se nos escurre entre los dedos, la mayoría de las veces sin que nos demos cuenta.

El pasado ya no tiene arreglo: si tenemos asuntos inconclusos a su respecto, debemos atenderlos lo antes posible, para que no sigan succionando nuestra energía. Hay otro motivo importante para esto: las frustraciones del pasado nos hacen imaginar compensaciones futuras.

¿Qué significa esto? Significa que, para cada situación que no tengamos "cerrada" - sanada, terminada, aceptada, perdonada- nuestras fantasías proyectarán ilusiones en el futuro que, en nuestra imaginación, compensen la frustración que vivimos en el pasado.

Si, por ejemplo, nuestro trabajo nos aburre -quizás porque nunca nos hemos arriesgado a buscar nuestra verdadera vocación- es muy probable que tengamos una fantasía recurrente respecto a un empleo ideal que se nos presentará algún día, y por milagro. Si se trata del ámbito afectivo -en el que puede que tampoco hayamos jugado enteramente nuestras cartas- también puede haber una fantasía de la "pareja ideal", la que, obviamente, también aparecerá por milagro, sin que debamos hacer nada.

Lo repito de nuevo: el único modo de liberarnos de este tipo de lastre consiste en cerrar los asuntos inconclusos que pululen en nuestra mente, emociones y cuerpo.


COMO SE "CIERRAN" LOS ASUNTOS INCONCLUSOS

Naturalmente, el ideal es no generar asuntos inconclusos. Vivir alertas a nuestras claves internas, para dejar el mínimo posible de situaciones sin un cierre saludable. En el capítulo 11 de El experimento ha terminado, Paul Lowe conversa con un grupo de contagiados de SIDA:
Les contaré una historia acerca de un amigo que murió de SIDA. Eramos grandes amigos, y viajábamos por muchos lugares alrededor del mundo. Y, mucho antes de que nos enteráramos de la existencia del SIDA, solíamos jugar un juego: asegurarnos de hacer todo lo que deseábamos hacer esta vez en el planeta, de modo que no nos fuera necesario regresar... a menos que quisiéramos hacerlo.

Así es que jugábamos este juego de completar. Cualquier cosa que deseábamos la obteníamos. A cualquier parte que quisiéramos ir, allá íbamos. Todo lo que deseábamos hacer, lo hacíamos. Entonces descubrimos que tenía SIDA; y se enfermó gravemente, muy rápido... y seguimos jugando el juego. Aun cuando algunas de las cosas que ordenamos por correo no llegarían a tiempo -porque se estaba muriendo- seguíamos jugando este juego.

Murió en forma tan dulce, hermosa y total. Ahora bien: cuando la energía se halla equilibrada y hay paz en este nivel, simplemente te deslizas suavemente al siguiente nivel.
Y eso es lo que han revelado muchas personas que han experimentado estados muy cercanos a la muerte: si nos dejamos ir suavemente, simplemente nos deslizamos a la otra dimensión. Así que el juego consiste en equilibrarse tanto como sea posible en esta dimensión y, entonces, cuando la siguiente está libre para nosotros, simplemente seguimos.

Otro enfoque preventivo de la acumulación de asuntos inconclusos la sugiere Oscar Ichazo, fundador del Instituto Arica. En un antiguo reportaje de la revista New Age de Mayo 1976, el entrevistador observó que, durante las meditaciones, los participantes tomaban nota de cualquier pensamiento o problema que interfiriese con su meditación, dándole "cita" para su posterior reflexión analítica-analógica en algún momento en el que dispusieran de tiempo. Esto se basaba en el hecho de que un asunto inconcluso - preocupación o problema- se vuelve cada vez más insistente si no le prestamos atención.

Los meditantes mantenían, entonces, pequeñas libretas de anotaciones a su alcance cuando meditaban.

Naturalmente, igual función puede cumplir esa libreta durante la vida cotidiana. Para esos fines, yo utilizo mi agenda: cada vez que surge una preocupación, idea, inquietud o asunto pendiente, la anoto en la agenda. Por supuesto, ésta se llena de tal cantidad de anotaciones que para cualquier otra persona resulta incomprensible. Sin embargo, en la medida que yo me entienda, este método me significa no tener inquietudes revoloteando en mi cabeza, salvo la de revisar periódicamente la agenda.

Si descubrimos la existencia de un "asunto inconcluso", ¿qué podemos hacer? Para empezar, no importa el tiempo transcurrido: a veces podemos sentir que es absurdo estar aún pensando en algo que ocurrió mucho tiempo atrás. Si la situación no ha sido concluída saludablemente, pueden pasar muchos años sin que la inquietud interna se apacigüe. Si nos contactamos con la emoción que quedó "atascada", podemos buscar una forma de darle curso: quizás llorar, quizás gritar, quizás golpear un cojín o una almohada, quizás descargarse escribiendo lo que nos ocurre, quizás contárselo a un amigo o a un terapeuta. Si nuestro asunto pendiente involucra a otra u otras personas - muchas veces es así- quizás deseemos hablar con ella o escribirle.

Lo importante, sin embargo, es lo que a mí me ocurre en mi cuerpo, en mis emociones.
Puede que la otra persona no tenga el menor interés en contactarse con nosotros o no perciba para nada la situación como nosotros la vemos. Pero soy yo quien tiene el asunto inconcluso, y soy yo quien debe hacerse cargo de lo que me ocurre.

En ocasiones, el "cierre" puede facilitarse en gran medida si la o las personas están dispuestas a escucharme o a conversar acerca de lo que me inquieta; hasta puede que compartan mi inquietud. Sin embargo, si no es así, yo deberé buscar la forma. Y aquí existe un indicador infalible: si pongo todo de mi parte por cerrar mi situación inconclusa, la cerraré. Si, por temor o comodidad, hago sólo intentos tibios, es probable que la situación siga igual. En muchas terapias grupales he visto seudo-catarsis en las que la persona no está realmente descargándose de nada.
Esto apunta a algo importante: en realidad, intentar cerrar una situación inconclusa requiere de cierto grado de valentía. Teníamos un evento en el pasado que, en principio, no nos molestaba o interfería mayormente -o al menos eso sentíamos-. Por un motivo u otro, nos vemos enfrentados a revivir una situación dolorosa, desagradable, sin tener claros los beneficios de hacerlo.

Es comprensible que intentemos rehuír el asunto, que simulemos intentos de cumplir con la tarea, "salir del paso" y olvidarlo todo. Sólo si somos valientes y arriesgados o si el "asunto inconcluso" se ha vuelto intolerable, nos jugaremos el todo por el todo y nos abriremos a sentir todo lo que está atascado en nuestro interior. Y sólo entonces, si ponemos absolutamente todo de nuestra parte, el asunto se cerrará.

Cuando tenemos un "cierre" pendiente con otra persona -ya sea que deseo comunicarle un sentimiento o "cerrar" alguna situación del pasado- puedo recibir de su parte indiferencia, rechazo o imposibilidad de contacto, como es el caso si la persona es inubicable o ha muerto. Como decía, es posible que la otra persona no esté interesada en ayudarme a "cerrar": puedo haber hecho todos los intentos posibles por comunicarme. Si la respuesta sigue siendo una negativa, un rechazo o indiferencia, habré hecho todo lo necesario por cerrar. Es posible que aún me sea necesario hacer algo -quizás, simplemente aceptar la situación-, pero ya le habré dado curso a la energía que estaba atascada en mi interior. No siempre los cierres tienen un "final feliz": lo importante es no quedarme con algo atorado. Y el mejor índice para saber si queda o no algo pendiente será mi sensación corporal: tendré que aprender a escucharla.

Existen diversos autores que le otorgan gran importancia al hecho de perdonar y perdonarse. Para Yakzán, maestro Sufi, "perdonar es cambiar nuestros pensamientos respecto a nosotros, un hecho u otra persona": dejar de "rumiar" en forma negativa y dejar ir el episodio.

Para otros, como el psiquiatra norteamericano Gerald Jampolsky, implica aceptar lo ocurrido y mis reacciones negativas frente a eso. Dice Jampolsky, en su libro Love is letting go of fear (El amor es dejar ir el temor): "La paz interior sólo puede ser alcanzada cuando practicamos el perdón. El perdón es el vehículo para modificar nuestras percepciones y dejar ir nuestros miedos, juicios condenatorios y pesares". Es así que vemos que el "perdón" es bastante más amplio que simplemente decir las palabras "te perdono", e implica un cambio bastante más de fondo.

Quizás es importante considerar, a la hora de perdonar y perdonarse, el hecho - experimentado por todos- de que las cosas no siempre ocurren como lo deseamos. Por ejemplo, todas nuestras intenciones y esfuerzos conscientes pueden apuntar en una dirección: enriquecer nuestra relación de pareja, desarrollar nuestra profesión, tener un estilo de vida determinado. ¿Con cuánta frecuencia ocurre que "algo" parece empeñarse en hacernos ir en sentido contrario y obtener precisamente lo contrario de lo que intentamos?

Mi amigo y colega Gonzalo Pérez atribuye, desde la perspectiva astrológica, gran parte de la responsabilidad de esta influencia al planeta Plutón, que representa las fuerzas inconscientes, la "otra" voluntad que diseña nuestro destino. No se trata de eludir nuestra responsabilidad en lo que producimos en nuestra vida; pero, ¿no es acaso la experiencia de la que hablo algo que todos hemos vivido? Y, ¿no es más fácil entonces comprender y perdonar a alguien que realmente hizo todo de su parte por lograr lo contrario de lo que nos dolió u ofendió?

A la hora de "cerrar" un episodio del pasado, algunos terapeutas sugieren realizar una verdadera "despedida" con la persona que se ha ido, si ésta ha muerto o simplemente no está a nuestro alcance. La imaginamos sentada frente a nosotros y le expresamos en palabras o imaginariamente todo aquello que deseamos decirle, hasta sentir que estamos preparados para dejarla ir -y para eso es posible que requiramos de más de una sesión-.

Es probable que la sensación de estar listo para "dejar ir" a otra persona sea una mezcla de humildad y aceptación de la inevitabilidad de la situación actual y de nuestros sentimientos al respecto y del modo como los hechos del pasado se dieron. Quizás necesitemos pedir perdón y también perdonar a la otra persona antes de sentir una verdadera "despedida" interna, un término que sintamos resolutivo: la sensación interna de "cierre".

A continuación propongo un posible ritual, sencillo, para cerrar algún asunto inconcluso con alguien ausente o muerto. Es importante destacar, sin embargo, que lo importante no es la forma externa de lo que hagamos, sino el compromiso interno con el cual lo realizamos. Es por eso que es importante escucharse, pues somos nosotros mismos quienes mejor sabemos qué necesitamos hacer para "cerrar". Debemos confiar en nuestra intuición y nuestra creatividad: debe ser algo que hagamos para nosotros.

Procedimiento:

* Instalarnos en algún lugar de nuestra preferencia: un lugar en el que no seamos interrumpidos y donde podamos crear el ambiente que deseemos, ya sea en cuanto al grado de luminosidad, sonidos -música- o silencio, fotografías u objetos de la persona con la que vamos a cerrar. Nuestras preferencias personales determinarán el resto de la ambientación.

* Cerrar los ojos, relajarse, sentir el cuerpo, dejar ir las tensiones con la exhalación.

* Comenzar a visualizar, sentada frente a nosotros, a la persona con la cual tenemos algo incompleto.

* Sentir en el cuerpo qué es aquello que está pendiente, qué es lo que desea salir con sólo visualizar a esta persona.

* Permitir que cualquier cosa salga, en la imaginación o en acciones: palabras, gestos, actos, etcétera.

* Dejar que este flujo continúe por el tiempo necesario, hasta sentir en el cuerpo que el peso o tensión se ha aliviado.

* Despedirse de la persona y agradecerle el haber estado presente.

Debemos tener presente que los resultados de un ritual como éste dependen en gran medida del compromiso emocional con el que lo llevamos a cabo, como también de la complejidad de la situación. Durante la sesión podemos percatarnos de la existencia de sentimientos o percepciones inesperadas y más profundas, y puede que entonces se requiera de sesiones adicionales para lograr el objetivo deseado.

Cuando nos es factible sostener un encuentro con la o las personas involucradas en el asunto que deseo cerrar, existirán ciertas ventajas y desventajas en la situación. Por una parte, es importante focalizarse en un objetivo honesto: ¿ deseamos realmente "cerrar" o cederemos a la tentación de caer en acusaciones o intentos de manipular al otro de un modo u otro ? Si realmente deseamos un cierre sano, un "soltar" la situación que nos pesa, un perdonarnos a nosotros mismos y al otro, puede resultar útil seguir las siguientes sugerencias.
* En primer lugar, y como decía antes, es importante focalizarme en mi objetivo: ¿qué deseo lograr en esta reunión? Mientras más "limpias" sean mis intenciones, es más probable que las satisfaga. Si mi objetivo no es el de cerrar una situación pasada sino el de expresar un sentimiento actual, puede ser importante como intención el ser lo más honesto posible, aún cuando nos asuste esa vulnerabilidad.

* En segundo lugar, es deseable producir una conexión con la otra persona, y no limitarse a vomitarle lo que uno desee decirle. Es importante que nos expresemos; sin embargo, es también importante no "arrollar" a la otra persona, la que puede sentirse utilizada y no vista realmente.

* Otro punto importante consiste en centrarme en ese punto de referencia interno que me dice si lo que digo es o no exactamente todo lo que hay, todo lo que deseo expresar. Es fácil, al conversar con otra persona, que perdamos de vista lo que nos ocurre en lo profundo y entremos en un juego de ping-pong o atenuemos, disfracemos, intelectualicemos o nos desviemos de lo que deseamos realmente expresar.

* Permanecer abierto: ¿qué me está pasando ahora, más allá de las que eran mis intenciones iniciales? ¿Qué deseo expresar ahora?

Para finalizar, un desafío: ¿cuánto más grata sería nuestra convivencia si lo que está "atascado" entre nosotros fuese expresado con inocencia y honestidad?

Alejandro Celis H.

No hay comentarios: